La Ley de bienestar animal exigirá a todos los propietarios de perros disponer de una póliza de seguro de responsabilidad civil

El día 29 de septiembre de 2023 entra en vigor la Ley 7/2023 de protección de los derechos y bienestar animal que, por primera vez, exigirá a todos los propietarios de perros disponer de una póliza de seguro de responsabilidad civil.

Sin embargo, atendiendo a que nos encontramos en un período postelectoral y con un Gobierno en funciones, la obligatoriedad de disponer de una póliza de seguro de responsabilidad civil queda suspendida hasta que el Gobierno estatal no apruebe un reglamento que regule y desarrolle los preceptos de esta nueva ley.

Hasta el momento, los seguros de responsabilidad civil para perros solo eran obligatorios para los propietarios que tenían un perro considerado de raza peligrosa; siendo de cobertura voluntaria para el resto de razas.

Con la entrada en vigor de la ley estatal de bienestar animal, esta medida pasará a aplicarse a todos los propietarios de un perro, con independencia de la raza.

Esto, según el redactado de la norma, implicará que “durante toda la vida del animal, la persona titular deberá contratar y mantener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que incluya en su cobertura a las personas responsables del animal, por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados.”

La Ley establece sanciones para el supuesto que los propietarios no dispongan de esta cobertura obligatoria, las cuales oscilan entre los 500 euros y los 10.000 euros en función de la infracción cometida.

CUÁL ES LA COBERTURA DE UNA PÓLIZA DE SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑOS?

Según el código civil español, el poseedor de un animal, o el que se sirva del mismo, es responsable de los daños que este cause por responsabilidad objetiva.

La responsabilidad objetiva se basa en el riesgo que supone la tenencia de animales, y establece la presunción de culpabilidad en el propietario o poseedor de este, que solo queda exonerado de responsabilidad en los casos en que el daño es provocado por una fuerza mayor o por culpa del que lo ha sufrido.

La contratación de una póliza obligatoria de responsabilidad civil por daños, cubre económicamente los gastos inesperados que se deriven de los daños provocados por un perro a una o más personas.

En este sentido, la cobertura de la póliza de daños incluye tanto los daños físicos como los daños materiales que se deriven de un siniestro que pueda provocar el animal. Asimismo, es importante saber que la póliza cubre la responsabilidad civil del propietario del perro así como la de un poseedor ocasional que se esté haciendo cargo del animal en el momento del siniestro.

Conviene comentar que la cobertura de responsabilidad civil de un perro puede estar incluida en algunos seguros del hogar. En consecuencia, si dispones de un seguro de este tipo, convendría que consultaras con tu compañía de seguros si la póliza contratada incluye la cobertura de la responsabilidad civil de tu perro.

Aun así, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) recomienda contratar un seguro específico para animales de compañía que, además de la responsabilidad civil, cubra la asistencia veterinaria, la indemnización por la pérdida o robo de la mascota e, incluso, la defensa jurídica en caso de denuncia en la que pueda estar implicado el perro.

RECLAMACIONES DE RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑOS PROVOCADOS POR PERROS

Son muchas las casuísticas en las que un perro puede generar daños a terceras personas, ya sea por la producción de daños físicos a una persona o a otro perro, como por la creación de daños materiales en la propiedad pública o privada.

En Tarradellas Advocats tenemos una amplia experiencia profesional en materia de reclamación de daños ocasionados por perros.

Las reclamaciones más comunes vienen derivadas por mordeduras de perros que causan lesiones a un tercero. Estas lesiones pueden ser muy distintas – cicatrices, infecciones, traumatismos, amputaciones, etc. – y conllevan una indemnización en función del periodo de curación del daño, de las secuelas psicofísicas y estéticas que ha sufrido el lesionado, del perjuicio moral de la víctima e, incluso, del posible lucro cesante derivado del siniestro.

En estos casos, si existe una póliza de seguro de responsabilidad civil, la indemnización que corresponda se reclama a la compañía aseguradora; si no existe, será el propietario o poseedor del animal quien tendrá que indemnizar al perjudicado con su patrimonio.

Por lo tanto, en materia de daños y responsabilidad, la introducción de esta norma supone una protección para los terceros perjudicados, ya que garantiza la acción de reclamación por los daños sufridos, así como el derecho a recibir una indemnización económica por los daños cubiertos por la póliza.



Comentarios:






Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios: *

Nombre: *

E-mail:


Últimas noticias



Nuevo baremo de accidentes de tráfico para 2024

Incremento del 3,8% de las cuantías indemnizatorias La resolución...



Tragedia en Murcia. El periódico digital infolibre nos consulta como expertos en responsabilidad parimonial.

Han pasado tres días desde que tuvo lugar el incendio de las discotecas Teatre y La Fonda Milagros que lamentablemente ha dejado 13 fallecidos y 24 heridos, crecie...



Condenan a indemnizar con 583.513 euros por un accidente mortal en La Segarra

Hoy se ha publicado en el diario el Segre la noticia de la resolución judicial de la reclamación judicial de daños y perjuicios por el accidente que tuvo lugar en 2018 en La Se...